El Pensamiento de Adam Smith

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

En la obra de 1776, “Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones” o simplemente “La riqueza de las naciones” se analiza la articulación y las oportunidades posteriores del libre mercado. En dicha obra Smith propone una sociedad en la que todos sus miembros, se rigen por un “interés propio” en la ruta más conveniente con los intereses de la sociedad.

Por lo tanto, el Estado debe proveer solo una estructura ordenada, y bienes y servicios públicos específicos, además que rechazaba el proteccionismo y otras disposiciones que dificulten el libre mercado.

Smith examino que cuando los rendimientos brutos se reducían considerablemente, el interés propio o “mano invisible” de los involucrados del sistema económico se desplazarían hacia nuevos mercados en busca de mayores ganancias. Que son los factores de producción son los recursos económicos usados en los procesos de producción de bienes en un determinado sistema económico. Son los bienes o servicios que se utilizan para producir otros bienes o servicios. En el contexto histórico y económico de Smith solo existían tres tipos tierra, trabajo y capital; el primero se refiere a comprender a todos los recursos productivos naturales cuyo abastecimiento es limitado, la cantidad de tierra disponible es agotable.

Es importante para el progreso de todos los bienes. También es el área empleada para desarrollar actividades que generen una producción, esta incorpora a todos los recursos naturales de beneficio en la producción de bienes y servicios como lo son la agricultura, ganadería, bosques, etc.

El valor de la tierra depende de sus recursos, por esto su precio lo determina la oferta y la demanda, que son fuerzas económicas.

Los ingresos derivados de la propiedad o el control de la tierra son denominados renta de la tierra. Para la época de Smith la valorización de la tierra dependía de la cercanía de poblados importantes, del acceso a medios de transporte (carretas o carrozas) y de la existencia de otros recursos naturales.

La segunda es el trabajo, que viene siendo el esfuerzo humano, físico o mental, utilizado en la producción de bienes y servicios, incluyendo el conocimiento técnico. Son las horas de tiempo que las personas dedican a la producción.

Incluye el esfuerzo humano en la búsqueda de un fin productivo, el uso de la inteligencia humana aplicada a las actividades y la ocupación retribuida.

La remuneración de este factor es el salario, que depende principalmente de la productividad del trabajo realizado en determinado tiempo.

Y la tercera es el capital, los cuales son los recursos económicos o productivos producidos por el proletariado, los cuales se convierten en bienes de capital y estos son empleados en la elaboración de otros bienes. Es valorado como el elemento fundamental del crecimiento económico y de los servicios lucrativos.

El dinero sólo será capital cuando vaya a ser utilizado para producir bienes y servicios, en cuyo caso se llamará capital financiero, ya que el dinero por sí solo no colabora a la producción de otros bienes y servicios.

El capital es el resultado de una inversión y se deprecia, es decir, pierde valor debido al desgaste, al paso del tiempo o a la obsolescencia. El mismo hace referencia a todos los insumos que se han sedimentado a lo largo del tiempo, ya que pueden generar algún tipo de valorización y expansión. Por último, el capital posibilita la transformación de los recursos naturales e intelectuales en bienes de utilidad para la sociedad.

La división de trabajo es fundamental para el sistema económico smithiano, por ello en su obra la explica de una manera sencilla, poniendo como ejemplo una fabrica de alfileres, esta mencionaba que, si a cada trabajador se le otorga una tarea sencilla, se podría incrementar notablemente la producción total de la fábrica. Curiosamente fue Henry Ford el que la implementa en su industria automotriz y es lo que conocemos actualmente como “producción en serie”.  

Adam Smith fue un optimista visionario, ya que pronostico una sociedad progresiva, donde cada persona tendría la conveniencia de decidir autónomamente su ocupación laboral, conforme a su interés personal.

Por ejemplo, una sociedad, en la que trabajadores asalariados (proletariado) tuvieran el poder de trasladarse de una fábrica y de mercado, hasta localizar el salario que más le convenga.

Con la división del trabajo y la industrialización se reduciría el esfuerzo humano y la jornada laboral. Además, que con un comercio libre internacional facultara a cada nación especializarse en un área de producción en la que tuviera superioridad inminente. Un mercado sin aranceles, embargos, etc. Esto sería muy utópico en el contexto sociopolítico y económico en el que vivimos.

Por último, Smith proyecto un sistema que podría marchar en la realidad, donde la sociedad indagara el beneficio personal, trabajarían en función del mejoramiento de toda la población. Donde los empresarios en busca de utilidades contenderían entre sí por el placer de las variables necesidades y pretensiones de los consumidores.

Pero todo este pensamiento no se consolido gracias a la revolución industrial inglesa y a los pensamientos del clérigo anglicano Thomas Malthus y del economista inglés David Ricardo, aunque los escritos de este último son de inmensas contradicciones económicas, este siempre defendió a Adam Smith.

Twitter: @Roy_Gonzalez19