Imperialismo y Monopolio

Lenin en su obra “El imperialismo, fase superior del capitalismo”; Capitulo VIII: “El parasitismo y la descomposición del capitalismo”, menciona que los monopolios conducen inevitablemente a la putrefacción del capitalismo, ya que todo monopolio tiene la tendencia al estancamiento y al parasitismo.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Lenin en su obra “El imperialismo, fase superior del capitalismo”; Capitulo VIII: “El parasitismo y la descomposición del capitalismo”, menciona que los monopolios conducen inevitablemente a la putrefacción del capitalismo, ya que todo monopolio tiene la tendencia al estancamiento y al parasitismo.

Ya que bajo el capitalismo pre-monopolista, el capitalista trata principalmente de vencer al rival mejorando los métodos de producción, rebajando los gastos de producción y los precios. Para mantener sus posiciones en el mercado, estos se ven obligados a sustituir el equipo viejo por maquinaria nueva, para perfeccionar la producción.
Frecuentemente, los monopolios limitan artificialmente la producción de determinadas mercancías con objeto de mantener el alto nivel de precios y ganancias.

La predisposición del capitalismo monopolista es, pues, a obstaculizar el desarrollo de las fuerzas productivas. En la época imperialista el ser humano (principal fuerza productiva) se ve alejado cada vez más de un trabajo socialmente útil, de la creación de bienes materiales. Con ello crece el desempleo y las empresas no trabajan a toda su capacidad. Además, crece el número de obreros y empleados que no crean bienes materiales, y estos son parte de la administración pública, el ejército, etc.

Los monopolios capitalistas se hallan en condiciones favorables para la utilización de los adelantos técnicos y científicos que las pequeñas y medianas empresas carecen. Recordemos que la investigación científica en distintos sectores de la economía es financiada a cargo de las grandes compañías, hay muy pocas excepciones que involucren a empresas pequeñas, ya que estas no disponen de recursos financieros para sostener organizaciones de investigación. Los inventos y perfeccionamientos de la técnica se convierten así en propiedad exclusiva de los monopolios.
La oligarquía financiera, que mantiene en su poder las posiciones clave de la economía en los países capitalistas, no suelen dirigir directamente las organizaciones bajo su control.

Para satisfacer los deseos parasitarios de la clase explotadora, se incrementan la administración publica, la policía y el ejército ya que estos son subordinados por los monopolios.

Las diversas naciones imperialistas se van convirtiendo en Estados rentistas. Esto es consecuencia del aumento de la exportación de capitales, que permite a los países demandantes obtener enormes beneficios de los países deudores.
Referencia: Lenin, V. Obras Escogidas T. I. p.p. 774-781. (1961). Progreso: Yugoslavia.

 

@Roy_Gonzalez19