Vale la pena esperar en Dios 

Salmos 37:4-5 Deléitate así mismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5.Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él ; y él hará.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Salmos 37:4-5 Deléitate así mismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5.Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él ; y él hará.

Iniciemos con esta neta…

¿Qué es esperar?

Encontré que es: aguardar, permanecer, quedarse, aguantar, perseverar, confiar, ilusionarse, desear, creer, suponer y  concebir.

Hay cosas en las que puedes esperar y así puedes aprender durante el proceso.

La verdad es que a nadie le gusta esperar, somos humanos y nos gustan las cosas de inmediato, pero volvamos a leer el Salmo 37:4-5 Deléitate así mismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5 *«Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él ; y él hará».

Esperar puede ser algo doloroso, puede ser frustrante, desesperante, pero cuando tienes tu mirada en algo equivocado a veces nos podemos perder el aprender de algo que realmente vale la pena.

Puede ser que tengamos que pasar por la puerta de esperar,  y ahí es donde uno va a decidir si espero con buen ánimo y confiando en Dios, o espera con una mala actitud.

Podemos preguntarle a Dios ¿Qué quieres que aprenda Dios de esto?

¿Paciencia? ¿A confiar en Dios?  ¿Tolerancia? ¿A caso estás formado mi carácter?

pregúntale a Dios que es lo que quiere que aprendas en la espera.

La espera puede que nos haga sacar lo que está en nuestro corazón, y lo que quiere el Espíritu Santo es hacer un trabajo profundo en nosotros.

Si pones tu confianza en Dios puedes depender completamente de Él y aprender a esperar, sabiendo que Dios es el autor de nuestra historia y de nuestro futuro.

Ciertamente los planes que tiene Dios para nosotros son increíbles.

Dios siempre está planeando hacernos bien, vale la pena esperar en Él y disfruta de tu proceso.

Deja que Dios pueda tomar el control y dale un cambio a tu futuro.

¡Confía en él! Sea la situación que estés pasando, pregúntale a Dios ¿Qué es lo que tienes para mí? ¿Qué quieres que aprenda de esto?

Vale la pena esperar en Dios.