La noche triste de Jaime Bonilla

El TEPJF revocó la sentencia del Tribunal Electoral de Baja California, la cual establecía que la duración del próximo periodo de Gobierno fuera de seis años y no de dos.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Ciudad de México.- Si alguien ve a Jaime Bonilla, bien valdría la pena recomendarle que no coma aguacate.

Y es que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó la sentencia del Tribunal Electoral de Baja California, la cual establecía que la duración del próximo periodo de Gobierno fuera de seis años y no de dos.

Con ello, Bonilla seguramente estará haciendo el entripado de su vida, debido a que es bien sabido que el candidato morenista buscaba una gubernatura de seis años y no sólo estar al frente del poder Ejecutivo por un periodo de transición de dos.

La medida obedece a igualar los tiempos de los comicios para la elección de Gobernador estatal con los de la federación, como ha sucedido anteriormente en otros estados de la República.

Es un secreto a voces que Bonilla aceptó dejar su cargo como superdelegado en Baja California, que le otorgaba grandes facultades como persona de confianza del Presidente Andrés Manuel López Obrador, con las miras puestas en ser el mandamás de la entidad por un sexenio, pero con la decisión de Tribunal, el panorama parece ser distinto.

Bonilla es el candidato por la coalición Juntos Haremos Historia (conformada por Morena-PT-Transformemos-PVEM) y su trayectoria abarca ser un empresario de medios de comunicación. Fue diputado federal por el Partido del Trabajo (PT) de 2012 a 2015, al concluir asumió el cargo de Presidente Estatal de Morena en Baja California y para 2018 encabezó la fórmula al senado por Baja California de la Coalición, la cual ganó.

Posteriormente fue elegido este año por López Obrador como superdelegado, cargo que desempeñó algunas semanas para luego fungir como candidato de la coalición a la gubernatura.

Sin embargo esta noche varias preguntas quedan en el aire, ¿será que Bonilla tirará la toalla el domingo en la elección en Baja California por la decisión del Tribunal? ¿Cómo responderá el morenista a la confianza que se le brindó desde el Gobierno federal? ¿Podrá más su encono que la encomienda que tiene desde las más altas esferas de la federación?

Esta historia tendrá su desenlace en la elección de este domingo, así que haga lo que haga, no se la pierda, porque el final promete no ser apto para cardíacos.

 

Alejandra Rodríguez (@AleRodrisMe), columnista invitada.