Las carreras que no hagas, te las van a hacer…

En el beisbol (y los deportes en general) existe un viejo adagio: las que no hagas, te las van a hacer. Por segundo año consecutivo, los Yanquis de Nueva York lo experimentaron en carne propia.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

 

En el beisbol (y los deportes en general) existe un viejo adagio: las que no hagas, te las van a hacer. Por segundo año consecutivo, los Yanquis de Nueva York lo experimentaron en carne propia.

 

A lo largo de los seis partidos que duró la Serie de Campeonato de la Liga Americana, los “Mulos de Manhattan” fueron mejores que los Astros de Houston en la mayoría de las categorías ofensivas, excepto en la más importante: bateo oportuno. En sus cuatro derrotas, los neoyorquinos apenas se fueron 2 de 22 con corredores en posición de anotar; en total, dejaron 34 corredores en base (¡34!) en los cuatro descalabros.

 

Es cierto que tanto el pitcheo de los Astros como la fortuna jugaron en contra de los Yanquis, pero a la hora cero, también cometieron errores. En el Juego 4, con Zack Greinke descontrolado en el primer episodio y las bases llenas, Gary Sanchez se ponchó en tres lanzamientos.

 

En el Juego 6, Didi Gregorius pegó rola al pitcher en el primer lanzamiento, on las bases llenas y dos outs. Gregorius pudo ser más paciente y presionar a Ryan Pressly, quien acababa de entrar.

 

La defensiva de los texanos, considerada su punto más débil, respondió a lo largo de la serie. En el Juego 2, ganado por los Astros en extra innings, Carlos Correa sacó a D.J. LeMahieu en el plato en una rola peligrosa de Brett Gardner. En el sexto partido, Michael Brantley y Josh Reddick colaboraron con joyas defensivas que fácilmente pudieron cambiar la historia.

 

El Juego 1 de la Serie Mundial comprobó nuevamente la teoría. Houston dejó 11 hombres en base, con 3 hits en 12 turnos con corredores en posición de anotar. Ante Nueva York los astros tampoco estuvieron finos en este tipo de situaciones, con 5 hits en 46 oportunidades con hombres en posición anotadora, mientras que dejaron 45 carreras en las almohadillas. Los Nacionales de Washington apenas dejaron 4, con 2 hits en 9 turnos en escenario productor.

 

A los Yanquis el bateo oportuno les costó el título de la Liga Americana. ¿podrán los Astros evitar un destino similar?

 

Las 8 del deporte

 

  • Para sorpresa de muchos (me incluyo) los Nacionales hicieron lo que los últimos 25 rivales de Gerrit Cole no habían logrado: ganar. La racha de Cole, que incluía marca de 19-0 y promedio de carreras limpias de 1.59 y 258 ponches en 169.1 entradas, ha sido una de las más dominantes en la historia en la Gran Carpa. A veces, las rachas terminan en el momento menos oportuno.
  • Juan Soto ha pasado por debajo del radar, pero su desempeño en el Juego 1 debe darle la atención que requiere. El dominicano descifró a Cole con un cuadrangular solitario y doblete productor de 2 carrera. Con apenas 20 años de edad, Soto ya tiene dos temporadas con porcentaje de llegar a base de .400 y slugging de .500. Ya no es un secreto, el jardinero debe ser considerado un jugador de élite desde ahora.
  • Tanto Cole como Max Scherzer batallaron en el primer partido, pero con Stephen Strasburg, Patrick Corbin, Aníbal Sánchez, Justin Verlander, Zack Greinke (tal vez) y Roberto Osuna, podemos esperar una serie cerrada. ¿Pronóstico? Astros en 6.
  • Los Carneros de Los Angeles estuvieron activos intercambiando jugadores, y en la primera semana, los resultados fueron positivos para los equipos involucrados. Por los Carneros, Patrick Ramsey forzó un balón suelto y predominó en el duelo directo ante Julio Jones; Marcus Peters devolvió una intercepción para touchdown en el triunfo de los Cuervos de Baltimore sobre los Halcones Marinos de Seattle. Esa acción por sí misma cambió el trámite del partido. Los Jaguares de Jacksonville al menos evitaron las distracciones que giraban en torno a la continuidad de Ramsey… y salieron con dos selecciones extra de primera ronda. Este tipo de cambios se miden largo plazo, pero de inicio, todos los equipos se vieron beneficiados.
  • Y hablando de la intercepción de Peters, se comió por completo a Russell Wilson. Adelante en la carrera por el Jugador Más Valioso para algunos especialistas ante del duelo ante Baltimore, el quarterback de Seattle tuvo su peor salida de la campaña. La intercepción dio vida a unos Cuervos que no estaban realmente en el partido hasta ese momento. Seattle no tiene la defensiva de años anteriores, y si van a llegar lejos, dependen de que Wilson no cometa este tipo de errores.
  • Por primera vez en lo que va de la temporada vimos a Aaron Rodgers en su mejor versión. La defensiva de Green Bay había acarreado al equipo hasta el momento, pero si Rodgers mantiene el nivel mostrado en la victoria sobre los Raiders de Oakland, los Empacadores se meterán en la lista corta de favoritos para ganar el Super Bowl. El quarterback sumó 429 yardas por aire con 5 touchdowns, y agregó uno más por la vía terrestre.
  • Y hablando de explosiones de quarterbacks, ¿qué ha pasado con Kirk Cousins? Hace apenas tres semanas Adam Thielen se quejaba de que la ofensiva no caminaba como debía y Stefon Diggs no desmentía rumores de un posible traspaso, ligados al bajo nivel del mariscal de campo. Desde entonces, Cousins suma tres partidos en fila con al menos 300 yardas por aire, con 10 touchdowns y una sola intercepción. Con el corredor más productivo de la NFL en Dalvin Cook, si el ex Piel Roja de Washington mantiene este nivel, los Vikingos de Minnesota serán un rival complicado para cualquiera.
  • Los aficionados de los pelicans de Nueva Orleans tendrán que esperar un poco más para ver a Zion Williamson en acción. La primera selección global del Draft se perderá de 6 a 8 semanas. Si bien el jugador es espectacular, la lesión del año pasado como colegial junto aunada a este problema hacen que uno se cuestione si su carrera será saludable y duradera. Zion tiene una combinación de fuerza, tamaño y velocidad nunca antes vista, y tal vez eso genere problemas físicos para el novato más esperado desde la llegada de LeBron James a la NBA.

 

Allan Wollburg

Twitter: @rockowolf