Las personas felices atraen a más personas felices

Desde entonces, cuando veo a alguien hablando demasiado, interrumpiendo, siendo inoportuno, alabándose de lo que tiene y menospreciando a otros, me parece oír la voz de mi padre "Cuanto más vacía está la carreta, mayor es el ruido que hace"

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

En esta neta de la semana iniciaremos con una breve historia…

Caminaba un día con mi padre, cuando de pronto me preguntó:

-Además del canto de los pájaros, ¿oyes algo?

– Si, le contesté. El ruido de una carreta.

-Muy bien me dijo. Y está vacía.

– ¿Vacía? ¿Y cómo lo sabes, si no la hemos visto?

-Muy fácil: por el ruido. Cuando más vacía está, mayor ruido hace.

Desde entonces, cuando veo a alguien hablando demasiado, interrumpiendo, siendo inoportuno, alabándose de lo que tiene y menospreciando a otros, me parece oír la voz de mi padre «Cuanto más vacía está la carreta, mayor es el ruido que hace».

Hablemos de la felicidad.

La felicidad se puede definir como una combinación entre la satisfacción que una persona tiene con su vida personal (familiar, de pareja, trabajo) y el bienestar mental que siente en el día a día. La felicidad se relaciona con el bienestar, calidad de vida, satisfacción y plenitud.

Vive tu presente, el aquí y el ahora.

Pregúntate ¿por qué eres feliz? ¿Qué me causa felicidad?

¿Realmente qué le causa felicidad a mi vida?

No las circunstancias, no los altos y bajos, realmente se trata de vivir el día a día plenamente.

La felicidad no se piensa, se vive, se siente y se contagia.

Tienes una vida, no la dejes a la improvisación, ve por tus ideales.

Mira lo que realmente tienes frente de ti.

La vida no se trata de uno, se trata de relaciones y de lo que hay a nuestro alrededor.

No te afanes, vive tu hoy, si nos afanamos al mañana todo sigue en lo mismo, cambia tu quiero por el tengo.

«Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará.» Salmos 37:4-5

Nos leemos en la siguiente neta…

Sígueme en mis redes sociales como:

Twitter@SamAlcazarF

Instagram: Sam Alcázar F