Los trapos tecno: liberación del cuerpo y el espíritu

RAVE: un cortometraje que habla sobre la comunidad tecno en Berlín, elimina el estigma e invita a bailar en comunidad para liberar el cuerpo y la mente.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Hace unas semanas descubrí un cortometraje que se llama RAVE. Ahí una chica de la comunidad tecno de Berlín expresa lo que significa para ella salir a bailar. A diferencia del estigma social que rodea la vida nocturna tecno ella encuentra en esa comunidad un espacio de libertad.

Este video contrapone imágenes impactantes, de mujeres con atuendos extravagantes, de clubs nocturnos en donde la fiesta es obscura e intensa, frente a un discurso tranquilo en el cual esas imágenes quedan trastocadas por la mirada de Paola. Ella es narradora y testigo de un mundo nocturno en el que se puede ser y hacer cualquier cosa sin ser juzgada. El “rave” permite que las personas se expresen libremente.

El cuerpo es el camino hacia esa libertad. La identidad de las chicas del video se configura a partir de la ropa con la que visten sus cuerpos, ropa que no cubre buena parte de su piel. Ellas abordan de esa manera el espacio público. Al vestir así en el metro y las calles demuestra un empoderamiento de su libertad de expresión. También es el cuerpo el que se agita y baila al ritmo de la música electrónica. En la prolongación de la danza se puede llegar al transe, especialmente si se baila por horas consecutivas. En ese movimiento se crea una conexión espiritual muy especial. El individuo danzante, a pesar de formar parte de una masa, se separa de la misma, eliminando todo lo que le rodea, llevando su mente a un estado de plenitud único similar a la meditación. De ahí que para Paola el mundo tecno signifique belleza. La belleza radica en esa transformación que se da desde la vestimenta hasta la mente y cuerpo en una noche de fiesta.

Actualmente vivimos inmersos en una sociedad acelerada, compleja, llena de etiquetas, prejuicios y reglas. Este cortometraje demuestra que a veces solo nos falta mirar más a fondo aquello que nos parece loco o extraño. A veces nos falta hacer las preguntas adecuadas a la persona precisa. Para algunos la espiritualidad radica en la meditación, para otros en asistir a un centro religioso, hay quienes prefieren salir a encontrase con la inmensidad de la naturaleza, pero los que vivimos en grandes ciudades quizás tenemos una salida inmediata que no hemos experimentado aún: la música tecno y el “rave”. Podría ser que la vida nocturna sea una oportunidad de emancipación para muchas más mujeres no solo en Berlín como Paola, sino en varias partes del mundo.