#MaduroNoEresBienvenido

Maduro, dictador que ha causado la muerte de miles de venezolanos visitará México en la toma de protesta de AMLO #MaduroNoEresBienvenido

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La noticia que se intentó difuminar con el escándalo de la cancelación del NAICM en Texcoco: el presidente venezolano Nicolás Maduro asistirá a la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México. El próximo secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, anunció su asistencia el pasado fin de semana y, aún por encima de la discusión sobre el aeropuerto, la noticia dio pie a la indignación que posicionó el hashtag #MaduroNoEresBienvenido en las redes. Para entender este rechazo e indignación contra la visita de Maduro habría que analizar y hacer una reflexión sobre el contexto venezolano y la situación en la que este presidente ha puesto al país.

Venezuela se encuentra en un contexto de dictadura desde el gobierno de Hugo Chávez (1999 a 2013), y particularmente de crisis económica y humanitaria, represión y violaciones de derechos humanos desde el comienzo del gobierno de Nicolás Maduro (2013) hasta la actualidad. Estas violaciones y abusos de derechos humanos que se llevan a cabo en Venezuela desde hace décadas han afectado de manera profunda la calidad de vida de los venezolanos y han provocado, según datos de la ONU, la salida de más de 2.3 millones de venezolanos hacia otros países en busca de una mejor vida.

En el ámbito político, el escritor y periodista Roger Santodomingo considera a Maduro como “el dictador más cruel de la historia de Venezuela”. En el informe “Venezuela: Eventos de 2017” publicado este año por la organización Human Rights Watch se sostiene que actualmente no existen instituciones gubernamentales en Venezuela que contrarresten al poder ejecutivo, ya que el gobierno dictatorial de Maduro ha acabado con los mecanismos de distribución de poder. Especialmente se destaca que Maduro despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional, que estaba conformada mayoritariamente por opositores, y convocó por decreto presidencial a una Asamblea Nacional Constituyente conformada por partidarios de su gobierno, dejando así a la oposición sin una voz legítima en el gobierno.

En cuanto a la violencia, el gobierno de Maduro se ha caracterizado por la represión violenta en las calles, el encarcelamiento de opositores y el juzgamiento de civiles en la justicia militar. La Policía Nacional Bolivariana y la Guardia Nacional Bolivariana han hecho uso excesivo e indebido de la fuerza contra manifestantes, especialmente durante las protestas del 1 de abril al 31 de julio del año pasado. De esta forma, se violan los derechos de la reunión pacífica mientras las autoridades venezolanas han disparado distintos tipos de municiones, han llevado a cabo palizas y empleado armas de fuego contra los manifestantes.

Asimismo, se han realizado detenciones arbitrarias e ilegales con el fin de reprimir e intimidar a la oposición política, incluyendo estudiantes, activistas, trabajadores de medios de comunicación y defensores de derechos humanos. Además, según el informe de Human Rights Watch se presentan situaciones de tortura y malos tratos a las personas que son privadas de su libertad, incluyendo descargas eléctricas, golpes fuertes, violaciones sexuales, asfixia con bolsas de plástico y productos químicos, simulacros de ejecución y privación del agua. El trato inhumano de las autoridades venezolanas bajo el mando de Maduro es inaceptable y sus acciones deben ser condenadas en el ámbito internacional.

Encima de esto, los venezolanos se ven frente a una crisis humanitaria debido a la escasez de medicamentos, insumos médicos y alimentos. En cuanto a la alimentación, datos de Amnistía Internacional sostienen que en diciembre de 2017 la cesta de bienes de consumo de una familia de cinco miembros era 60 veces superior al salario mínimo, lo que representaba un incremento del 2.123% desde noviembre de 2016. Por su parte, Human Rights Watch en su informe presenta datos sobre el deterioro de la salud de 2016 a 2017 mencionando que, en un año, la mortalidad materna aumentó un 65%, la mortalidad infantil un 30% y los casos de malaria un 76%. El gobierno venezolano ha guardado como secreto las cifras de muertes por desnutrición, sin embargo, una investigación realizada por The New York Times en hospitales públicos en Venezuela sostiene que las salas de emergencia están atiborradas de menores con desnutrición severa.

La gente en Venezuela se muere de hambre en la calle y enfrentan enfermedades que podrían ser evitadas y curadas fácilmente, mientras Maduro se toma la libertad de negar esta crisis. La constante negación del gobierno de Maduro sobre la crisis empeora la situación, ya que al no reconocer la profunda crisis humanitaria y económica, junto con los efectos que estas tienen en la salud y alimentación de los venezolanos, se ha vuelto casi imposible para otros países u organizaciones internacionales proporcionar ayuda humanitaria.

En este contexto, la asistencia de Maduro al evento de toma de protesta de AMLO despierta una polémica en la sociedad mexicana. Ebrard ha defendido esta postura al sostener que: “Nosotros invitamos a todos los países y no excluimos a nadie” y que: “México tiene y va a sostener una política exterior de amistad y respeto,” sin embargo, varios líderes de opinión, periodistas, ex presidentes y ex candidatos han rechazado esta decisión. Vicente Fox mencionó en una publicación de Twitter “A él NO se le invita a ningún lado, menos a México”, por otro lado, el ex presidente Felipe Calderón, la ex candidata Margarita Zavala y periodistas como León Krauze y Jorge Ramos se han pronunciado en contra de la visita de Maduro.

Maduro es un dictador que ha causado la muerte y el sufrimiento de miles de personas en Venezuela y ha generado el éxodo de 2.3 millones de venezolanos a otros países. Considero que siendo uno de los países que ha recibido mayor número de migrantes venezolanos que escapan de este dictador, México no puede permitir esta visita, debemos ser congruentes con nuestros principios. Como mexicanos no podemos recibir a un cruel dictador como un invitado de honor en la toma de protesta de nuestro presidente. Por estas y más razones me uno a la indignación #MaduroNoEresBienvenido.