Mes del Orgullo: ¿Cuál es tu color?

En pleno 2019 es increíble que existan países, comunidades, personas e incluso grupos como el Consejo Mexicano de la Familia (ConFamilia); que pretenden cortar los derechos de una comunidad que seguramente fuera del closet engloba a millones de seres humanos.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

En pleno 2019 es increíble que existan países, comunidades, personas e incluso grupos como el Consejo Mexicano de la Familia (ConFamilia); que pretenden cortar los derechos de una comunidad que seguramente fuera del closet engloba a millones de seres humanos.

Recordemos que Junio es el mes del Orgullo Gay, aunque actualmente ya tendríamos que decir que es el mes de la comunicad LGBT y anexas. Para quienes no saben qué significa “LGBT” es fácil y sencillo “Lesbico, Gay, Bisexual y Transexual”, aunque hoy en día ya se sumaron muchas otras letras identificado a personas intersexuales, transgénero, queer e incluso asexuales.

 

Debo decir que me parece más que perfecto que exista un movimiento para proteger, cuidar y abrir puertas a toda esta bella comunidad; sin embargo, también creo que estamos haciendo uso de la exclusión. Siempre he creído o he sentido que todos somos seres humanos, y que no viene nada bien encasillarse en decir “soy gay” o “lesbiana”, pues al final es ponerse una etiqueta que en realidad NO deberíamos de usar.

 

Todos y cada uno de nosotros somos seres humanos, algunos con diferentes gustos, creencias, tendencias y hasta colores; no nos hace más amables una preferencia sexual o un deseo por un cambio de género. Así como tampoco nos convierte en monstruos elegir lo que es diferente a nuestros padres, a nuestros amigos o a la sociedad en general. Muchos adolescentes hoy en día viven con una apertura que era inimaginable hace 10 años, y NO es que estén en la moda de vivir la sexualidad abiertamente, porque NO es una moda.

 

Estamos en un tiempo en que las personas vamos aprendiendo a que podemos ser libres, a que un día quizás estamos enamorados de un chico, y de pronto al futuro las cosas pueden cambiar y sea una chica o alguien transexual; pero al final aprendemos que pronto cada uno elegirá lo que le haga feliz. No es que uno deba de encasillarse en un papel, porque al final somos libres o deberíamos de ser suficientemente libres para elegir con quien hacer nuestro camino.

 

Me parece adecuado que tomemos un poco de tolerancia, que aprendamos más, que leamos más; que aprovechemos ese tiempo para instruirnos, y así evitaremos que la ignorancia pueda inundar nuestra cabeza con los estereotipos que todo el tiempo estamos utilizando o viviendo. Esta famosa frase de “salir del closet” debería de ser totalmente erradicada, porque no podemos permitirnos vivir en silencio algo que es parte de nuestro ser; sería como recibir un vaso de veneno y tomárnoslo sólo por cortesía o por quedar bien con quien nos lo dio.

 

Debemos de dejar de tomar las palabras como si fueran ofensas, me ha tocado que amigos míos dicen la palabra “puto” haciendo referencia a una persona homosexual o cobarde, y creo que realmente eso es una estupidez. Hace poco incluso estaba con un chico y mientras platicábamos me decía que él era muy gay para subirse a los juegos mecánicos. No me ofendí, pero me di cuenta de que él tomaba la palabra “gay” como si fuese que todos los homosexuales somos cobardes, y creo que en la realidad muchos tenemos más valentía que algunos que se dicen heteros.

 

Como parte de la comunidad LGBT te toca enfrentarte a tu familia, a los compañeros del colegio, a la sociedad que te rechaza, ofende e incluso hasta te mata. Y sigo sin entender por qué muchas asociaciones y personas se pronuncian en contra de los festejos de nuestra comunidad; sin darse cuenta de que a nivel social, ellos por ser heterosexuales han nacido con absolutamente todos los derechos y la aceptación del mundo.

 

No etiquetemos a las personas, no nos cerremos a amar o a ser amados por ese ser al que queremos, hay que tolerar, respetar e incluir a todos sin juzgarles. Pues debemos aprender que antes de ponernos un rol por la preferencia sexual o social, somos seres humanos; con valores, emociones, sentimientos y sueños.

 

@RenteriaEdd