Morena busca acabar con la separación Estado e iglesias

Perdida entre la novedad y el ajetreo de aprobar en el Senado la semana pasada la ratificación del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Perdida entre la novedad y el ajetreo de aprobar en el Senado la semana pasada la ratificación del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pasó de largo que se presentó y turnó a comisiones una de las iniciativas más relevantes de la presente legislatura: la reforma integral a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Básicamente es la reforma más ambiciosa que se ha planteado con las iglesias desde hace 27 años, cuando Carlos Salinas de Gortari restableció las relaciones con el Vaticano y creó la primera ley para normar a las organizaciones religiosas.

Es curioso que un gobierno y un partido (Morena) que pretenden emular a Benito Juárez, después de que fue él quien rompió la relación con la Iglesia en 1861 y legisló al respecto, sean quienes ahora pretenden modernizar y adecuar la relación con todas éstas.

La iniciativa fue presentada por la senadora morenista María S. Luévano, pero desde su redacción es evidente que contó con asesoría profesional para abordar temas técnicos y para tratar de hilar fino una ley que amplía los derechos de las iglesias y de sus ministros de culto. Una pista adicional: la senadora es de Zacatecas, paisana de Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena, y quien ha tenido a lo largo del año encuentros con varias iglesias y sus jerarcas.

Para acabar pronto, el cambio que viene es tan radical, que borran del texto vigente las palabras “separación del Estado y las iglesias”. Ni gobiernos de presidentes creyentes y muy cercanos a la Iglesia Católica, como los de Vicente Fox y Felipe Calderón, se atrevieron a presentar algo tan osado. En su visita a México, en 2016, el Papa Francisco intentó convencer al entonces presidente Enrique Peña Nieto que se hicieran algunos cambios menores a las leyes. Pero nada tan aventurado como lo que ahora se ha presentado. En aquella ocasión, el cabildeo de la Iglesia Católica no logró más que un par de reuniones en la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal.

Lo de ahora es una reforma profunda que, sin tabúes, aborda todos los temas y que sí plantea liberalizar muchos asuntos que habían estado vedados desde hace más de 150 años. Entre los temas que contempla están la colaboración de iglesias y Estado para el desarrollo cultural y social de las personas, permitir argumentar ‘objeciones de conciencia’ para incumplir o graduar el incumplimiento a otras leyes, el sostenimiento económico de las iglesias por parte de sus feligreses, que iglesias y religiosos puedan ser beneficiarios de donaciones y flexibiliza el régimen para que las iglesias tengan propiedades.

Quizá el tema más relevante es que la iniciativa permitiría a las iglesias tener acceso a cualquier medio de comunicación (radio, TV, impresos y digitales) para realizar actos de culto y para propagar su doctrina, algo que al día de hoy está vedado y cualquier excepción, por mínima que sea, como llevar un extracto de una misa desde el Vaticano o desde la Catedral Metropolitana, requiere de aprobación oficial. Ahora, la idea es que tengan acceso irrestricto para lo que gusten difundir. La única prohibición que se observa es que las iglesias y sus ministros no podrán hacer “inducción expresa a votar por un candidato o partido político”. Fuera de ello, podrían opinar de todo, incluso de política.

Parece que la iglesia que está más preparada para aprovechar los cambios en materia de medios de comunicación es la Evangélica, pues tiene operando potentes programas en casi todo el mundo y en materia política ha logrado impulsar, con sus medios, las candidaturas de varios presidentes: en EU a Donald Trump vía el Trinity Broadcasting Network, en Brasil a Jair Bolsonaro con Record TV y en Guatemala a Jimmy Morales a través de Radio TGN. Con ello, sin tener la mayor feligresía en esos países, sí está logrando tener la mayor influencia política.

En México, el líder evangelista Arturo Farela ha estado en varios eventos con el presidente Andrés Manuel López Obrador y abiertamente ha pedido acceso a medios masivos de comunicación.

La iniciativa arriba mencionada ha sido turnada ya a dos comisiones dictaminadoras que presiden, también, senadores de Morena. Por lo que los tiempos para votarla y los votos para sacarla adelante dependen exclusivamente de este partido político. El debate empezará en enero, será polémico, y es muy bienvenido que a la luz de nuevos esquemas de comunicación y de la ampliación de derechos y libertades, el tema sea discutido a fondo y de manera abierta. También, a la luz de estos cambios, habría que adecuar otras leyes, como la electoral y la fiscal.

Como en todos los cambios, habrá ganadores y perdedores. En esta modificación de reglas, los que se han preparado estarán en mejores condiciones. Y, la Iglesia Católica, la de mayor presencia en el país, estará enfrentado su mayor reto desde las Leyes de Reforma.

Cambiando de tema: El ITAM, como señal de los nuevos tiempos, enfrenta su primer paro en la historia, luego de presuntos suicidios de alumnos vinculados a la presión académica del instituto. Hasta ahora, directivos y alumnos han tenido un diálogo inédito con propuestas sensatas y atendibles de ambos lados.

Me parece que el ITAM es el mismo de siempre, pero las nuevas generaciones de estudiantes han cambiado: buscan tener más derechos, ven con preocupación su acceso al mercado laboral —incluido al sector público, luego de mucho bullying oficial—, a sus familias les es más oneroso sufragar sus estudios y han aumentado el uso de medicamentos y sustancias ilícitas. Ante estos grandes cambios, las autoridades académicas deben modificar su relación con el alumnado para entenderlo y atenderlo mejor.

Mención especial merece el rector, Arturo Fernández. No sólo él directamente enfrentó los reclamos de los estudiantes durante ocho horas, sino que, de manera rápida, generó un plan para atender exigencias. Es un buen principio.

Tengo que reconocer que, cuando alumno, el citado rector me dio sendas cartas de recomendación para estudiar en el extranjero. No me conocía. Confió en mis calificaciones y le agradezco de por vida. Su esposa e hija pasaron, sin distinción alguna, por la misma rigidez académica que el resto de los alumnos. No tuvieron ningún favoritismo. Y hoy, el ITAM goza del más alto reconocimiento en el extranjero.

Ese prestigio lo tienen que cuidar, juntos, directiva, profesores y alumnos. Ojalá lo hagan. Los retos que el día de mañana habrán de enfrentar esos alumnos serán mucho mayores. Aun así, hay margen para, todos, mejorar.

Twitter: @JTejado