Mujeres en el mundo digital

Como especialista, defensora y escritora, Lucina Di Meco ha dedicado su carrera a la equidad de género y el liderazgo de mujeres.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Daniela Guerrero 

Como especialista, defensora y escritora, Lucina Di Meco ha dedicado su carrera a la equidad de género y el liderazgo de mujeres. 

Con 15 años de experiencia en el diseño, gestión e implementación de programas internacionales de desarrollo para mujeres y niñas, Di Meco ha trabajado en distintas organizaciones no gubernamentales, agencias de Naciones Unidas y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. 

La investigadora de origen italiano actualmente funge como Global Fellow en el Centro de Estudios Internacionales Woodrow Wilson, así como directora de la iniciativa Girls’ Education de la organización no gubernamental Room to Read. 

El martes 5 de noviembre, Di Meco publicó el reporte “Mujeres, Política, y Poder en el Mundo de Nuevos Medios.” En asociación con la empresa de análisis de datos Marvelous AI, el estudio empleó inteligencia artificial para analizar la cobertura digital de seis candidatos presidenciales demócratas en Twitter — Joe Biden, Bernie Sanders, Pete Buttigieg, Elizabeth Warren, Kamala Harris y Amy Klobuchar. 

El análisis de las conversaciones en línea abarcó un periodo de 5 meses tras el lanzamiento oficial de las campañas para las elecciones primarias de 2020, entre diciembre de 2018 y abril de 2019. Marvelous AI también examinó el sesgo político y la credibilidad de los usuarios de Twitter que participaron, así como los temas y narrativas que rodearon a cada candidato.  

Tras medir el volumen y el contenido de la conversación digital sobre los candidatos, Di Meco encontró tendencias interesantes:

  1. Las narrativas en redes sociales sobre las candidatas son más negativas y se centran en cuestiones de carácter e identidad por encima de políticas y propuestas. 
  1. Las candidatas son atacadas con más frecuencia que los candidatos por trolls, bots, cuentas de ultraderecha y de noticias falsas.
  1. A pesar del entorno altamente tóxico en redes sociales, las candidatas pueden usar plataformas como Twitter y Facebook para apoyar sus ambiciones políticas, expandiendo sus redes de apoyo en línea.
  1. Las mujeres son menos visibles que los hombres en medios tradicionales y la cobertura que reciben tiende a ser parcial o sexista, lo cual representa un grave desincentivo para mujeres considerando una carrera política.

Algunos de los patrones específicos que Marvelous AI identificó sobre el tipo de información distribuida sobre distintos candidatos norteamericanos fueron: 

  1. La narrativa más grande en redes sociales sobre Elizabeth Warren se centró en su carácter, acusándola de hipócrita y deshonesta por «mentir sobre su descendencia étnica.» Las declaraciones de Warren sobre su herencia nativa norteamericana desataron esta narrativa. Usuarios expresaron que el aspecto físico de la candidata y su formación académica y profesional la colocaban en uno de los sectores mas privilegiados de EEUU y que sus declaraciones no representaban más que un esfuerzo transparente y sin escrúpulos por acercarse a votantes no blancos. 
  1. La narrativa dominante sobre Kamala Harris se centró en su identidad étnica, señalándola por no ser «auténticamente estadounidense,» puesto que sus padres emigraron a los Estados Unidos. Otras narrativas se concentraron en su “duplicidad” y “falsedad” por identificar sus orígenes indios y afroamericanos, así como por haber asistido a la Universidad de Howard, una de las primeras instituciones de educación superior para afroamericanos, a pesar de haber crecido en una comunidad predominantemente blanca y relativamente privilegiada en California.  
  1. A pesar de que Harris y Warren recibieron mas cobertura que la senadora por Minnesota Amy Klobuchar, la funcionaria tampoco eludió ataques personales. La narrativa dominante sobre Klobuchar consistió en reportes de medios tradicionales y comentarios en redes sociales sobre el trato “grosero” y “déspota” de la senadora hacia su equipo. A pesar de que la información no fue verificada, la personalidad de Klobuchar fue cuestionada y descalificada en repetidas ocasiones, con poco énfasis en el contenido de sus propuestas o el desarrollo de su campaña.  
  1. El enfoque en identidad y carácter se desarrolló como la norma para hablar de las candidatas, mientras debates sobre los candidatos se centraban en sus propuestas y su elegibilidad. Por ejemplo, aunque la narrativa dominante sobre Joe Biden se centró en acusaciones de contacto inapropiado con mujeres, la conversación digital cuestionaba su elegibilidad a causa del escándalo, no su carácter o identidad. 
  1. En promedio, tanto Sanders como Buttigieg recibieron mayor cobertura en medios tradicionales que Harris, Warren y Klobuchar. La conversación digital sobre Sanders se centró en sus políticas de campaña, con una cantidad notable de usuarios asegurando que Sanders es el líder demócrata que el partido debería elegir. La orientación sexual y carácter de Buttigieg no figuró en discusiones digitales, con un mayor énfasis en sus promesas de campaña y pronunciamientos en temas nacionales. 

La combinación de menor cobertura en medios tradicionales y mayor actividad negativa por parte de trolls, bots y cuentas de ultraderecha dejaron a las candidatas demócratas en una posición vulnerable. 

El estudio también sugiere que a pesar de que un número sin precedente de candidatos presidenciales durante el ciclo electoral estadounidense para 2020 son mujeres, las condiciones del mundo digital reflejan inequidades y corrosiones con relación al género de quienes se habla en política. 

Adicionalmente, el estudio incluye entrevistas con más de 88 mujeres líderes en política, periodismo, tecnología, televisión y sociedad civil de 30 países. 

“Las redes sociales para las mujeres en política son una espada de doble filo, con beneficios y cargas. Por un lado, puedes publicar lo que quieres decirle a la comunidad,” dijo Julia Gillard, quien sirvió como primera ministra de Australia de 2010 a 2013. “Una desventaja considerable es el hecho de que el entorno de las redes sociales contiene dinámicas de inequidad de género y hay mucho material vil cuando se trata de mujeres políticas.»

“Las redes sociales representan para muchas mujeres políticas una frontera completamente nueva y una que aún necesitan aprender a aprovechar y utilizar de manera segura y efectiva,” dijo Melanne Verveer, la primera embajadora norteamericana al frente de la Oficina de Asuntos Globales de la Mujer de Naciones Unidas. “Es una liga completamente diferente.»

Tanto Di Meco como directivos de Marvelous AI coinciden en que los resultados del reporte no deben interpretarse como simples señalamientos sobre las dinámicas de inequidad de género presentes en medios tradicionales digitales y redes sociales. 

Al contrario, el carácter reflexivo y constructivo del estudio busca proporcionar evidencia para acelerar el progreso hacia la equidad de género en esferas públicas y de gobierno, buscando que las redes sociales y medios tradicionales se conviertan en escenarios más justos de compromiso político y que todos tengan un papel que desempeñar en su implementación. 

Los pasos accionables y las soluciones se encuentran en planteamientos que no se estancan en la denuncia, sino que analizan las oportunidades y retos que hoy enfrentan las mujeres en posiciones de poder en la era digital.