Para Lamar Jackson jugar futbol americano es una muestra de amor

La habilidad de Lamar Jackson no es un don de la naturaleza, tampoco obra de la casualidad. Lo que hoy realiza el quarterback de los Ravens de Baltimore sobre el emparrillado es en una palabra: espectacular, pero sobre todo una demostración de amor.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

La habilidad de Lamar Jackson no es un don de la naturaleza, tampoco obra de la casualidad. Lo que hoy realiza el quarterback de los Ravens de Baltimore sobre el emparrillado es en una palabra: espectacular, pero sobre todo una demostración de amor.

Hace 14 años, cuando Lamar Jackson cursaba la primaria, no sabía mucho de futbol americano. Era un deporte que no le interesaba.Mucho menos después de que su padre falleció. Sin embargo, su madre, Felicia Jones, insistió en inscribirlo a un equipo.


Jackson era rápido sin duda, pero eso no bastaba. Felicia entrenaba a su pequeño hijo de 8 años de edad en el patio de su casa. Ella misma se equipaba y desafiaba a su hijo para que la esquivara, una y otra vez, hasta que lo consiguiera. Posteriormente, Felicia le pedía al pequeño Lamar que tratara de bloquearla.

Por si fuera poco, también le dedicaban un par de horas al día a correr por un puente que estaba muy cerca de donde vivían, en Pompano Beach, Florida. Corrían diario, sin importar el extenuante calor o la inclemente lluvia. Eso era parte de la inamovible rutina.

Así forjó su carácter, el mismo que lo llevó a ser un quarterback exitoso en la Universidad de Louisville, en la que en tres temporadas lanzó para 9 mil 43 yardas y 69 touchdowns, además corrió para 4 mil 132 yardas y 50 anotaciones. Fue el ganador del trofeo Heisman 2016.

Hoy, a sus 22 años de edad, y su segunda temporada con los Ravens de Baltimore, se ha convertido en una de las estrellas de la NFL y es uno de los ejemplos de la versatilidad de los quarterbacks de la modernidad.

¿Por qué compararlo con Steve Young? ¿Por qué pensar que es una versión renovada de Michael Vick? ¿Por qué considerarlo sucesor de Russell Wilson, Randall Cunningham o Cam Newton? Honestamente, no pienso que se parezca a alguno de ellos.

Esta campaña lleva dos partidos con rating perfecto (158.3), aunque fue ante dos de los peores equipos de la Liga (Miami y Cincinnati), pero también derrotó a la mejor defensiva del año hasta el momento, la de los Patriots de Nueva Inglaterra.


Sus jugadas espectaculares y sus números lo colocan en la competencia para ser nombrado MVP o Jugador Ofensivo del Año: 2 mil 258 yardas y 19 touchdowns por aire, 116 acarreos, 781 yardas y seis touchdowns por carrera.

Así que, cada vez que veamos a Jackson sobre el emparrillado, eludiendo rivales para llegar a las diagonales o lanzando pases con precisión de cirujano, recordemos que el origen de esta estrella en ascenso se debe, en gran medida, al amor de su madre.

Entre las marcas de la NFL que posee están:

-Más intentos de carrera para un quarterback en una temporada: 147.

-El quarterback más joven en iniciar un partido de Playoffs: 21 años y 364 días.

-El quarterback más joven en conseguir un juego con rating perfecto: 22 años y 244 días.

-El único jugador en lanzar al menos 250 yardas y correr para al menos 120 en un partido de temporada regular: Semana 2, 2019.

-El único jugador en lanzar al menos 200 yardas y correr para al menos 150 en un partido de temporada regular: Semana 6, 2019.

Marco Sotelo

Twitter: @marcosotelo79