La Sanitización como solución

Habitantes de Oaxaca se manifestaron violentamente y vandalizaron el Palacio Municipal de San Antonio de la Cal. Pobladores del municipio

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Este fin de semana, habitantes de Oaxaca se manifestaron violentamente y vandalizaron el Palacio Municipal de San Antonio de la Cal. Pobladores del municipio, insultaron y agredieron a funcionarios públicos hasta que elementos de seguridad les confrontaron y dispersaron. Sobran razones para manifestarse en Oaxaca, sin embargo, llama la atención el motivo: autoridades locales iniciaron operaciones de sanitización en las calles del municipio sin avisar a los pobladores, quienes confundidos asumieron que se trataba de algo sospechoso. Entre las #FakeNews relacionadas se llegó a decir que estaban esparciendo Covid-19 para infectar a la población. Aparentemente, la forma en que se estaban realizando las labores de limpieza, hicieron pensar a más de uno que el virus saldría de las calles para meterse en sus casas porque “empujaban” con el jabón.

Cualquier hipótesis sobre lo que hizo enardecer a nuestros conciudadanos oaxaqueños es igualmente válida; el problema -concretamente- se generó porque no se siguieron protocolos imprescindibles para la ejecución de una sanitización seria, profesional y efectiva. Esto es fundamental, no se trata de agarrar escoba y cubeta jabonosa… la bioseguridad es cosa seria y no hay espacio para la improvisación.

Pero las autoridades están en el camino correcto, el Presidente López Obrador está apostando a una pronta reactivación económica que necesariamente implica disminuir al mínimo las probabilidades de contagio en espacios públicos y oficinas. La bioseguridad, que entre otras medidas implica la sanitización de espacios públicos será fundamental para transitar exitosamente a la Nueva Normalidad y evitar el temible rebrote. Además de estar atentos a los semáforos e informarnos suficientemente para evitar contagios, será indispensable dedicar una cantidad importante de recursos a garantizar la bioseguridad en todas las áreas susceptibles de provocar contagios. Casas y departamentos, áreas comunes y de oficinas públicas y privadas; negocios, cines, museos, bibliotecas… todo requiere de un tratamiento especial y profesional. Entradas con aerosoles y tapetes sanitizantes, manijas, pasillos, andadores, pasamanos, elevadores, botones, escritorios, sillas… todo sanitizado.

En la casa las labores pueden compartirse, sin embargo, para áreas comunes y espacios públicos será fundamental la contratación de profesionistas que aseguren la aplicación de protocolos que garanticen la efectiva minimización de riesgos sin estorbar o deteriorar la salud y los bienes de quienes convivirán con productos sanitizadores, como nunca antes y 24 horas al día.

En México la oportunidad no llama dos veces, así que inmediatamente comenzaron a publicitarse cientos de empresas como expertas en sanitización. El pitch empresarial o la licitación pública que debe elaborarse para contratar dichos servicios es en sí un reto donde se requiere de una sólida experiencia y capacidad técnica para conocer los efectos secundarios de productos tan agresivos como el cloro y el hipoclorito en cantidades mal administradas o combinaciones de productos errados a temperaturas inadecuadas.

Es un hecho que la salud y la higiene del entorno estarán más ligadas que nunca antes en el futuro próximo. Por eso es fundamental atender a las siguientes recomendaciones que nos regala Alejandro Cossio Hdez, CEO de IMHOTEP Asesores para la verificación en la contratación de servicios profesionales de sanitización ante la crisis ocasionada por el virus Covid-19:

  1. Asegurar que se trate de una empresa con sólida reputación: la experiencia no puede soslayarse cuando se trata de cuidar la vida
  2. Personal: contar con recursos humanos bien capacitados y entrenados para las tareas de sanitización
  3. Protocolos, materiales y herramientas de aplicación: específicos para cada caso, riesgo, espacio y superficie.
  4. La utilización de producto probado, aprobado y con el aval de la Secretaria de Salud y con permiso de COFEPRIS para poderse usar en espacios donde los seres vivos interactúan.

En el sostenimiento exitoso de una Nueva Normalidad que se parezca un poco a la de antes, será fundamental contar con la certeza de que corremos los menos riesgos posibles y que además pongamos nuestro granito de arena todos los días con la higiene personal. Solamente así podremos hablar seriamente de bioseguridad.

De ahora en adelante hablaremos de espacios bioseguros, termino deberá consolidarse a manera de certificación para cada sector y actividad económica. Así como hoy se puede ir a un supermercado y exigir carne con registro TIF, también será posible acostumbrarnos a exigir que los espacios y objetos tengan una certificación del gado de bioseguridad en su manufactura, distribución y almacenamiento.

Twitter: @ivruelas

Facebook: https://www.facebook.com/ivan.ruelas