¿Subes de peso comiendo lechugas?

Históricamente hemos aprendido que la grasa es un sitio donde se almacena la energía que nos sobra debido a un balance energético positivo, es decir, cuando comemos más de lo que gastamos, dando lugar al sobrepeso y la obesidad. 

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

 

Históricamente hemos aprendido que la grasa es un sitio donde se almacena la energía que nos sobra debido a un balance energético positivo, es decir, cuando comemos más de lo que gastamos, dando lugar al sobrepeso y la obesidad.  

Hoy en día, sabemos que la masa grasa es un órgano endocrino, capaz de producir hormonas y sustancias con potencial de inflamar nuestro cuerpo de manera interna; debido a esto, la obesidad es reconocida como una enfermedad que origina un estado inflamatorio crónico. 

 

Nuestra historia de peso se encuentra ligada a nuestra historia de vida, es decir, las dietas que vamos haciendo de acuerdo a los incrementos de peso en las diferentes etapas o eventos, por ejemplo: la fiesta de quince años, la boda, los embarazos, la menopausia, etc. 

 

Nuestro cuerpo tiene una memoria metabólica y en la medida que aumentemos el número de dietas que hacemos a lo largo de nuestra vida, aumentará el grado de dificultad para bajar de peso debido a que el metabolismo se “disminuye” en cada intento, con el objetivo de protegerse ante esa pérdida de reserva de energía.  

 

La teoría del gen ahorrador nos explica que el ser humano ha sido capaz de sobrevivir ante la escasez del alimento desde la época de la prehistoria donde tenía que cazar o esperar una cosecha para poder alimentarse, además de no contar con opciones para conservar su comida, por lo que los seres humanos de estos tiempos, pasaban largos períodos sin comer, esto ocasionó que para poder sobrevivir, nuestro organismo se hiciera muy eficiente en el ahorro y almacenamiento energía. 

 

Entonces, cada vez que sometemos a nuestro organismo a largos períodos de ayuno, saltando tiempos de comida, se activan estos genes y entramos en modo “ahorro” así que la energía de los alimentos que consumamos después, la “almacenaremos” así sean “lechugas”.    

 

Para romper este círculo vicioso, es muy importante que durante nuestro proceso de pérdida de peso, seamos guiados por expertos que nos ayuden a generar hábitos de alimentación y ejercicio que sean sostenibles en el tiempo; es decir, realistas y que se puedan insertar en nuestro día a día para que los adoptemos como parte de un estilo de vida saludable que nos lleve no sólo a bajar de peso sino a mantenernos.

 

Dra.Ruth Cruz Soto

TW: @draRuthC
FB: Ruthie Cruz