Undertaker: desenterrando un legado de 29 años

La lucha libre es un deporte muy rico en cuanto a personajes. Más allá de rudos y técnicos, hay algunos luchadores que trasciende por el misticismo de su figura. En México, El Santo y Blue Demon son algunos de ellos. En Estados Unidos, Shawn Michaels, Hulk Hogan y John Cena, son ejemplos de esto.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

“Es privilegio de las leyendas ser atemporales.”

Jean Cocteau

La lucha libre es un deporte muy rico en cuanto a personajes. Más allá de rudos y técnicos, hay algunos luchadores que trasciende por el misticismo de su figura. En México, El Santo y Blue Demon son algunos de ellos. En Estados Unidos, Shawn Michaels, Hulk Hogan y John Cena, son ejemplos de esto. 

Sin embargo, el siguiente personaje se ganó el respeto de todos, por la dedicación que le puso a este deporte de contacto. 

Se apagan las luces. Suenan las campanas. Y empieza a sonar una música fúnebre. El público a la expectativa lo espera y cuando aparece…retumban los gritos de emoción. ¡Es el Undertaker!

El 22 de noviembre de 1990, Mark Calaway le dio vida a uno de los mejores personajes/luchadores que se han visto en la WWE. El hombre de Houston, Texas se convirtió en una leyenda de la lucha libre y su carrera en este deporte es impresionante. 

Tras su debut en la WWE, Calaway realizó una fructífera carrera en la cual ha ostentado 4 veces el Campeonato de la WWF/WWE; 3 veces el Campeonato Mundial Pesado de la WWE; 6 Campeonatos Mundial en Parejas, un Campeonato Hardcore y el ganador del Royal Rumble 2007. Además de esto, su feudo en 1991 vs The Ultimate Warrior; su lucha contra Mankind en 1998 y contra Shawn Michaels en 2009 han sido distinguidas por la Pro Wrestling Illustrated.

Sin embargo, más allá de los títulos, lo que le permitió a The Undertaker estar en el gusto de la gente fue el misterio que su personaje desencadenaba en el público. Es cierto que conforme vamos creciendo, lo que antes nos sorprendía pierde su magia y se ve desde otra perspectiva. Pero a pesar de ello, no podemos negar que cuando el hombre usaba sus poderes sobrenaturales para asustar a sus rivales, reencarnar e incluso jugar con la muerte,  sentíamos una gran emoción. 

Tras casi tres décadas de carrera, “The Deadman” ha demostrado tener las cualidades y aptitudes para ser reconocido como un deportista élite. El personaje de Calaway cobra relevancia, porque fue la última gran estrella de una época que se extinguió en la lucha estadounidense y que sirvió para inspirar a millones de jóvenes en el mundo que crecieron con ella. 

No habrá otro como The Undertaker. Su conexión con el público era insuperable. Las campanas, la música, los gritos. Pocos generan esa unión con la audiencia. Su entrada al ring y su despedida, tras el combate, con el puño en alto son una marca especial que vivirá para siempre y que al final de cuentas coronan el desentierro de un legado de 29 años, algo que muy pocos pueden presumir en el mundo del deporte. ¡Gracias Mark! 

Pepe Herrera

@GHerreraPepe