Ya nunca mas…Generación X

No podré volver a fingir que la maestra Jimena no fue mi primer amor, que Rogelio Moreno me tuvo en su lista de amigos hasta que tuve 15, y que mandaba cartas todos los meses para poder asistir a En familia, o para que el tío Gamboin me mencionara en la TV.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Hoy me desperté y me di cuenta de varias cosas, entre ellas, note que el implacable tiempo irremediablemente nos ha echado el guante, siempre escuchamos que nadie escapa a su paso pero, en realidad jamás lo tomamos en cuenta tampoco, me sentí nostálgico el pensar que, hace no muchos ayeres, a algunos nos bastaba con colocar dos chamarras o mochilas a manera de porterías para pasar horas y horas bajo la lluvia, divirtiéndonos al máximo, discutiendo si el balón había pasado por encima del poste, y que por eso no contaba el gol, cuando la mamá del dueño del balón salía a gritarle que ya era tarde y que debía ir a cenar, y se escuchaba el grito de “gol gana” sin importar cuál era el marcador, hoy me di cuenta que no volveremos tal vez nunca a ver a un niño tomando agua de la llave para saciar su sed, como lo hacíamos nosotros, que jamás volveremos a usar un teléfono de monedas para hablar a casa y pedir más permiso afuera del Magic Circus, hahahaha, hoy me di cuenta que no importa cuánto tratemos, ningún niño trazará un “cocol” en la tierra, y pondrá en juego su “tirito” más importante en una épica batalla de canicas que se extendería por horas.

Comprendí que nunca más volverá ese sensación de algarabía al prendar la televisión a las 7 de la mañana para ver “Súper vacaciones” en aquellos largos veranos de ocio y diversión, hoy supe, que jamás volveré a estirar a mi Stretch Armstrong, o enredarlo con el Monstruo verde que jamás supe si tenía nombre, o tampoco veré a Luck Skywalker salvando a la Barbie de mi vecina del malvado Ziggy de peluche en un helicóptero de GI Joe.

No podré volver a fingir que la maestra Jimena no fue mi primer amor, que Rogelio Moreno me tuvo en su lista de amigos hasta que tuve 15, y que mandaba cartas todos los meses para poder asistir a En familia, o para que el tío Gamboin me mencionara en la TV.

No pude recordar cual él fue el último chismografo que llené, cual fue el último estruje de estómago que sentí cuando escuchaba, “nos vemos a la salida”, cuando fue mi último beso jugando botella o cuando fue la primera fiesta de prepos a la que me colé, la primer tarjeta telefónica que compre, claro para poder llamar cuando recibía un mensaje (en dos bloques) de mi mamá al beeper.

Jamás volveré a aprender a manejar, jamás volveré a subirme a un avión por primera vez, a aprender a nadar (aunque en realidad jamás aprendí) hoy sentí nostalgia generacional, sobre todo al haber dedicado mi vida a la docencia, y el presenciar, lo distintas que son las generaciones presentes, tan indiferentes, tan vanos, tan poses.

Pero imagino que así debió haber pensado mi padre cuando práctica mente lo obligue a comprarme un Atari 2600 para ser el primero en la zona militar donde vivíamos en tener uno, cuando practica mente le torcí la mano para comprar un celular gigantesco y pasear con el por plaza satélite de tienda en tienda y haciendo de vez en cuando una carísima llamada sin motivo alguno, me dio nostalgia, saber que la generación X un día no teníamos nada y al otro día lo tuvimos todo, un día no había internet, un día no había telefonía móvil, e incluso vecinas venían a ver a mi mama y le pagaban un veinte para hacer una llamada por que tampoco había telefonía terrestre abundante, la generación X que un día no tenía nada, y así éramos felices…y no sé si sea así, ahora que lo tenemos todo…al menos eso es Loki yo opino.

 

@LicDelRivero