Manifestantes dejan como saldo decenas de destrozos en la CDMX

La marcha de ayer denominada “No me cuidan me violan” dejo varios destrozos en las vialidades, avenidas, comercios, unidades de transporte y dependencias de gobierno, así como agresiones a periodistas y uniformados.

Comparte/

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Ciudad de México.- La marcha de ayer denominada “No me cuidan me violan” dejo varios destrozos en las vialidades, avenidas, comercios, unidades de transporte y dependencias de gobierno, así como agresiones a periodistas y uniformados.

Varios contingentes de mujeres se reunieron para marchar en protesta por de la violencia de género y abusos policiales, por más de cinco horas y sin acción de la policía los contingentes de mujeres embozadas causaron varios daños.

Un contingente avanzó por la Zona Rosa en la calle de Génova y otro bloqueó la circulación de avenida Insurgentes en esquina con Liverpool.

Al mismo tiempo hacía acto de presencia un grupo de mujeres embozadas que hizo pintas en los camiones del Metrobús y comenzaron los destrozos de la estación Insurgentes, incluso provocó un pequeño incendio con pancartas y papeles.

El reportero, Juan Manuel Jiménez fue agredido durante la transmisión en vivo que realizaba en la marcha contra la violencia de género frente a la estación de Metrobús Insurgentes. Durante el enlace fue rociado con diamantina, emboscado por un par de sujetos; uno de ellos lo desmayó con un puñetazo.

La camioneta que transportaba un contingente de mujeres provenientes de Guerrero que vino a sumarse a la protesta, sufrió destrozos y después no tenían como irse. 

Varios reporteros, cuyo único trabajo es reportar los hechos, fueron violentados por los grupos de mujeres.

Inclusive las manifestantes agredieron a reporteras, con lo que contradicen sus demandas de respeto hacia las mujeres.

El Ángel de la Independencia sufrió las consecuencias de la furia de las feministas quienes con sprays rayaron varias consignas en el monumento.

Durante la protesta un contingente de mujeres inconformes realizaron pintas en la Estación de Policía “Florencia” y rompieron vidrios, para después prenderle fuego.  

 También los ciudadanos quienes intentaban detener la violencia con el diálogo recibían como respuesta agresiones.

En contraste y mientras la policía no tenía acciones hacia los agresores y para contener los destrozos de la marcha, si lo hacía en contra de los reporteros quienes cubrían el evento.